Introducción

Este blog tiene por objeto recopilar toda la información que pueda ser de utilidad para preparar las oposiciones a la Carrera Judicial y a la Carrera Fiscal. Desde 2001, el acceso a ambas es común, es decir, es necesario superar el mismo proceso selectivo para, posteriormente, entregar un documento en el que se opta por una Carrera u otra.

La información está organizada en secciones para que puedas seleccionar más fácilmente el tema en el que estás interesado.

Gracias por visitar el blog y espero que te sirva de ayuda.

Desde el 7 de febrero de 2014, el blog está cerrado, sin perjuicio de posibles actualizaciones del temario. No me comprometo a contestar emails ni comentarios. Éste ha sido uno de los proyectos más bonitos de mi vida y os agradezco haberme acompañado en el camino.

lunes, 27 de enero de 2014

Estados de ánimo opositoriles: elegir opositar

Buenos días compis,

Acabo de llegar a casa recién salida de 8 horas de concentración extrema para redactar un ejercicio evaluable del Área de Instrucción de la Escuela (mis entradas siempre están programadas, como podéis observar, porque eso de trabajar de madrugada aún no lo hacemos... digámoslo bajito, para no dar ideas, ¿verdad?), y mi cansancio absoluto me hace replantearme mis decisiones. Es como cuando estudiando la oposición, tienes un día malo, o peor, horrible, y piensas "¿pero qué hago yo aquí?". Pues bien, hoy es el día. Hoy vamos a analizar la vocación.

No sé exactamente cómo y porqué decidisteis opositar. Si os preguntara, probablemente vuestras respuestas no coincidirían en absoluto. Hay quienes desde pequeños saben lo que quieren ser, y quienes lo deciden según lo que la vida te depare. Yo soy de estas últimas. Suelo tomar las decisiones más importantes de mi vida en el corto espacio temporal previo a la fecha límite para tomarlas. Así opté por Derecho y LADE en vez de Medicina, y así opté por opositar a Juez en vez de pedir una beca Talentia para hacer un máster maravilloso cualquiera en una Universidad del mundo cualquiera. En realidad todo esto suena muy chulo, pero debéis saber que no hice Medicina porque me dan yuyu las heridas, y que no pedí la Talentia porque hay que preparar un dossier muy largo y hacer muchos exámenes de admisión y me daba pereza. Opositar me pareció más asequible (¿¿¿¡¡¡???!!!).

Venga, ahora en serio. Elegí opositar porque me encanta España y quiero vivir aquí toda mi vida. Porque quería ser independiente económicamente y poder ayudar a mi familia y amigos, en caso de ser necesario. Porque quiero ser parte del servicio público, que mis hijos vayan a un colegio público, tengan acceso a la sanidad pública y entiendan que uno sólo es feliz a través del servicio a los demás. Elegí opositar porque tengo vocación de servicio al ciudadano.

Creo que esto último es lo esencial. Es lo que define que quieras formar parte de la red de empleados públicos del Estado, tu Comunidad Autónoma o tu localidad. Una vez lo tengas, sólo es cuestión de elegir dónde, concretamente, puedes ser más útil y te sentirás más a gusto ejerciendo tu profesión.

Como todas las decisiones, la de elegir tu camino tiene bastante poco de racional y muy mucho de intuitiva. Me informé de Notarías... y estaba casi convencida, pero no. No sé muy bien por qué. Es de esto que sabes que tu corazón te dice que no, aunque tu cabeza no vea motivo racional para rechazarlo. Pero lo rechacé, y elegí opositar a Juez. Hubo señales, ¿sabéis? Que al buscar preparador, me enterara que el padre de una de mis más queridas amigas preparaba; que él me pusiera las cartas sobre la mesa diciéndome que los Jueces tenían una ingente cantidad de trabajo y que tenía que estar dispuesta a sobrellevarlo; que siendo una persona importante viviera de forma tan sencilla... en fin, me pareció que sí, que aquello era lo mío. Que me encanta decidir, aunque a veces duela, y que me encanta ser independiente, aunque a veces quiera pedir ayuda. Elegí ser Juez. Y, en mi opinión, una vez tomas una decisión como ésta, has de arriesgar hasta el final. No cabe replanteársela de nuevo.

¿Me arrepiento? No. Ha sido la decisión correcta. Es el trabajo de mi vida, el que mejor se adapta a mi personalidad, el que creo que mejor se me da hacer y, por supuesto, con el que más siento que ayudo a los demás. Aunque no siempre crean que les ayudo, ¿entendéis? Estoy plenamente convencida de lo que hago y me enorgullece poder hacerlo.

¿Y vosotros? ¿Cuándo y cómo decidisteis opositar?

18 comentarios:

  1. Lo mio creo que es vocacional, sólo que no lo supe hasta tercero de carrera ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las razones para hacer algo llegan tarde ;) ¡Pero llegan!

      Eliminar
  2. ¡Qué raro y qué bonito! al mismo tiempo que una perona, joven, diga que elige una profesión por vocación y por ánimo de servir. Hoy en día en que lo que prima es forrarse a costa de los demás y de la manera que sea es un LUJO que haya en el mundo gente como tú. El día que no haya jueces valientes y comprometidos (Ruz, Alalla, Castro...) nuestro querido país estará perdido.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por tus palabras :) ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Hola! Me ha encantado tu entrada y ver como vas consiguiendo lo que te propones. Cada vez que cuentas algo me alegro más de que hayas aprobado este año.

    En mi caso, dije que no iba a opositar nunca, pero llegó la crisis y entendí que no quería que un día me despidieran del trabajo y verme en la calle con mi familia, quería un sueldo y un trabajo fijo para toda la vida, así que decidí opositar, pero la pregunta era ¿a qué? dudé entre notaría y judicatura, y elegí judicatura básicamente porque odio profundamente todo lo que implique registros, aunque me encantan familia y sucesiones. Pero con este rollo no quiere decir que no me guste lo que he elegido, aunque yo en algún momento de mi vida sí quiero pedirme una excelencia e irme a vivir a otro país, pero con la seguridad de que cuando vuelva tengo en algún lugar de España un plaza y un trabajo fijo para mí.

    No tengo esa vocación al servicio público, pero tampoco creo que sea necesario, lo importante en estos casos es que haya algo que te motive a seguir, no importa lo que sea. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Por supuesto que la seguridad es una de las cosas más beneficiosas de esta profesión, aunque en mi caso no fuera lo más determinante. Me alegro de que tengas razones para seguir adelante y te deseo mucha suerte y ¡mucho ánimo!

      Eliminar
  4. Es cierto que cada uno tendrá sus motivos para elegir opositar, en el mío ha sido por vocación tardía jejejejeje, yo ahora estoy trabajando como programador xDDDDDD, pero por circunstancias personales decidí estudiar Derecho hace pocos años y mis expectativas a muy corto plazo es dejar el trabajo y ponerme con la oposición por completo.

    Muchas gracias, por otro post que nos llena de ánimo ^__________^.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ¡qué curioso lo que cuentas! Me alegro mucho de que lo hayas compartido con nosotros :) ¡Un beso!

      Eliminar
  5. En primer lugar, felicidades por cada una de tus entradas! Estoy a punto de acabar la carrera e intentando recibir todo tipo de información que me sea útil para las opos.

    En mi caso, desde que tengo uso de razón he querido estudiar Derecho, pero siempre con la coletilla de "pero no quiero ser abogada". No tengo ningún familiar que sea Juez ni Fiscal pero siempre me ha llamado mucho la atención. Lo único que me echa atrás es lo indecisa y temerosa que soy...que es todo desconocido para mí y sólo veo aflorar opositores tras cada piedra (lo cual me hace pensar que con las plazas que hay, es más imposible que nunca).

    En todo caso, creo que todo esto al final acaban siendo excusas y que si quieres puedes, por eso estoy esperando un empujoncito que me haga ver las cosas más claras en estos meses que me quedan para decidirme y tomar la decisión plenamente (o al menos casi) convencida.

    Gracias por acercarnos a aquello que ansiamos :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Al principio siempre da miedo, pero si lo tienes tan claro, no te arrepentirás :)

      Eliminar
  6. Durante toda mi infancia quise ser actriz. Cuando terminé el instituto con 17 años me matriculé en la escuela superior de arte dramático. Estuve 2 años estudiando pero no era feliz. Me di cuenta que el sueño de mi infancia no era lo que realmente me llenaba. Decidí abandonar. Con 20 años tuve que tomar una importante decisión, ¿qué estudio yo ahora? Elegí derecho porque soy de letras, odio las matemáticas y en general los números. Durante la carrera no me gustaba especialmente. Realmente me parecía aburrida y desesperante. En los últimos años de carrera empecé a valorarla más...pero no hasta el punto de decidir opositar. De hecho tras terminar la carrera huí a Londres a trabajar de Au pair, estuve unos 7 meses. Me lo pasé en grande: viajes, conciertos, fiesta, conocí mucha gente, me volví muy valiente e independiente pero un día decidí volver a mi casa porque tuve una mala experiencia con la familia con la que vivía, me trataban como una esclava YO soy una persona con capacidad para estudiar, para tener un trabajo sólido y realmente hacerme de valer. Cualquier trabajo en el extranjero, de camarera o de lo que sea es "pan para hoy y hambre para mañana". Retorné a mi casa super perdida porque había experimentado la libertad y se me hacía muy duro opositar. Me costó decidirme pero un día llamé a un preparador y comenzó mi andadura.LLevo casi dos años con la oposición y durante mi encierro me he dado cuenta que ser juez es lo que realmente debía hacer en la vida y que por más que te alejes, lo que ha de ser tuyo, lo será. En mi caso lo se debido a una serie de anécdotas vitales/señales que quizás parecen tonterías pero realmente para mi a día de hoy cobran mucho sentido : LA 1º es que en 5º de primaria tuve unos problemas con una profesora de religión y mi madre la denunció (...) Fue 1asunto de mucho revuelo en mi ciudad y al día siguiente mi madre y yo fuimos primera plana en el periódico local. Se nos ve a mi madre y a mi de la mano y sobre nosotras el letrero "Palacio de justicia". LA 2º señal es que un día un señor, cuando era muy pequeña me dijo que tenía cara de juez. Yo le dije que eso no podía ser...que yo iba para actriz de hollywood!!!!!!!!. LA 3º señal es que mi primera obra de teatro, con 14 años, que fue en un asilo de ancianos de mi ciudad, con el que solía ir con unas amigas a jugar a las cartas con ellos y a entretenerlos, las monjas nos propusieron hacer una obra de teatro navideña. Nos dio el guión y entre nosotros hicimos el reparto de papeles, a mi me toco el que no quiso nadie,la justicia. La 4ºseñal es haber abandonado mi carrera de arte dramático y haber decidido derecho, la 5º fue huir de mi país para establecer mi vida en el extranjero que era mi sueño y al final que el destino me hiciera retornar al sitio que debía para empezar a estudiar y por ULTIMO debo considerar otra señal de que voy a ser JUEZ el hecho de que cuando empecé a opositar el preparador no me gustaba, el primero que pillé y sin pensar mucho, de hecho tenía que desplazarme en coche (solo estuve un mes con el. No me motivaba. Tenía un verdadero peregrinaje de opositores y no lo veía serio) y le pedí a mi madre que fuera al juzgado de mi ciudad para preguntar si alguien preparaba ( lo asumo, soy muy tímida) y cuando estuvo a punto de volverse encontró a un FISCAL! Le dijo que él había preparado gente en el pasado y que tenía en mente comenzar a preparar. Se puede decir que tengo un prepa exclusivamente para mi y creo que es un lujazo y debo sentirme muy afortunada por ello. El tener un fiscal para mi sola tiene sus desventajas por otro lado pero realmente es un hombre que me motiva bastante y exigente. Actualmente toca encierro, la recompensa algún día vendrá! En resumen:oposito por vocación pero hasta que me di cuenta tuve que dar mucha vueltas por esta vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Menuda historia! Me ha encantado :) Y me alegra mucho que estés haciendo lo que quieres y que es tu verdadera vocación. La vida da muchas vueltas, ¿verdad? Un abrazo compañera,

      Eliminar
  7. Lo importante es que después de tantas andaduras estés haciendo lo que te gusta. Yo estudie la carrera fuera y durante ese tiempo viví unos años en el extranjero así que te comprendo cuando hablas de lo divicil que es volver… Pero tendremos recompensa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias pro tus palabras y ánimo con el estudio :) La recompensa siempre llega ;)

      Eliminar
  8. Buenas! He descubierto este blog recientemente y la verdad es que me encanta. Estoy todavía estudiando la carrera y la verdad es que opositar ha sido siempre una de mis opciones. Este blog me está ayudando a ver las cosas con mucha más claridad. Así que sigue así que yo te sigo con atención, y gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegro de que te guste :) Un abrazo,

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho tu post. En este momento tengo dudas de q m llevó aqui. Quise opositar en la carrera, tras ir a varios juicios y hacer practicum en un juzgado de instrucción me fascinó todo. Pero al verme cerca d los exámenes más importantes m hace plantearme cosas, me hace plantearme si tanto me gusta,si es lo mío,si servire, algún consejo?

    ResponderEliminar
  10. Hola, me ha gustado mucho lo que has escrito. Estoy segura que ser fiscal es mi vocación, he intentado imaginarme en otras profesiones y no hay ninguna que me emocione tanto como esta. Me encanta lo que has dicho sobre servir a los demas, tomar decisiones aunque cueste, ser independiente y vivir de modo sencillo aunque seas importante, me identifico plenamente con todo eso. Pero mi problema es que no tengo suficiente fuerza de voluntad para estudiar estas oposiciones, llevo un año preparando y a penas la mitad del temario, cada dia me cuesta mas concentrarme, me deprimo facilmente y siento que nunca llegaré. He de renunciar a mi sueño por mi falta de constancia y equilibrio? Ojalá hubiera una receta para la determinación. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario o tu sugerencia de mejora. ¡Gracias por tu ayuda!